lunes, 15 de mayo de 2017

Siberia, California

Sin guión.
Como el reflejo del pájaro
en un charco
y la sombra de la escopeta
en el tronco de un árbol.

Sin guión.
Como un paso de cebra
en las teclas de un piano
o un concierto de plagios
en el claxon de un atasco.

Sin guión.
Y sin descanso.

Como Saturno vomitando
a todos sus hijos muertos
después de haberlo pensado.